Almeria Exprés

  • Diario Digital | domingo, 15 de diciembre de 2019
  • Actualizado 18:38

PULPÍ

La Geoda gigante se abre al público con 8.000 personas con entrada 'ya en la cola'

Ese es el número de reservas ya cerradas por internet que aseguran el lleno hasta mediados de septiembre
Foto de esta mañana en el acto institucional previo a la inauguración. (Diputación)
Foto de esta mañana en el acto institucional previo a la inauguración. (Diputación)
La Geoda gigante se abre al público con 8.000 personas con entrada 'ya en la cola'

Cerca de 8.000 personas ya han adquirido sus entradas para ver la Geoda de Pilar de Jaravía en Pulpí. Hoy se ha abierto al público en general (tras una semana de visitas gratuitas para empadronados en el municipio) con previa y nutrida representación política e institucional. El presidente de la Diputación de Almería, Javier Aureliano García, el alcalde de Pulpí, Juan Pedro García Pérez, y la Delegada Territorial del Gobierno andaluz, Maribel Sánchez, han sido los encargados de poner voz a este día histórico para la comarca.

El número de personas que ya han sacado su ticket, ya no hay hasta mediados de septiembre, da cuenta de la expectación que ha levantado esta joya de la naturaleza convertida en la Geoda visitable más grande del mundo ya que la mexicana de Naica es mayor pero no se puede visitar por sus altas temperaturas. En realidad, según explicó en su día el alcalde, hasta octubre no iba a haber una inauguración oficial, pero el acto de esta mañana evidencia que los acontecimientos se han precipitado debido al gran interés.

geoda

Los precios, que han levantado cierta polémica, van desde los 22 euros para visitantes a los 10 para los censados en Pulpí con una tarifa intermedia de 15 euros para grupos. Estos grupos, durante la visita de aproximadamente una hora, serán de doce personas guiadas por más de medio centenar de personal formado a tal efecto. Como es lógico, ver la Geoda es el plato fuerte final, pero no solo se limita a ese fin.

También se podrá pasear por la Mina Rica, con huecos de hasta 40 metros de altura, verdaderas “catedrales geológicas” como las definen los expertos, o admirar la Geoda azul, partida por los trabajos de excavación que se hacían en la mina

También se podrá pasear por la Mina Rica, con huecos de hasta 40 metros de altura, verdaderas “catedrales geológicas” como las definen los expertos, o admirar la Geoda azul, partida por los trabajos de excavación que se hacían en la mina. La formación subacuática de la Geoda de la pedanía pulpileña se conformó debido a las aguas termales derivadas de un entorno volcánico que, después de “sin duda, millones de años” dio lugar a estos cristales de yeso de una belleza arrolladora.

Durante el recorrido también se pueden apreciar las llamativas fluorescencias de determinados minerales y conocer aspectos históricos de las extracciones que se llevaban a cabo de, por ejemplo, hierro o plomo (como anécdota se han encontrado hasta botes de cervezas enterrados de marcas desaparecidas hace decenios). El objetivo, y posibilidades hay sobradas para ello, es convertir este patrimonio minero y geológico en un imán, ya lo es, para el turismo.