Almeria Exprés

  • Diario Digital | martes, 12 de noviembre de 2019
  • Actualizado 10:15

MOJÁCAR

El ayuntamiento prevé la instalación de baños públicos en el pueblo

La alcaldesa, Rosa María Cano, asegura que el municipio "no está sucio” y que, en las zonas concretas en que sí lo está, obedece “a la mala educación de la gente”
Captura de pantalla del primer pleno ordinario de la Legislatura.
Captura de pantalla del primer pleno ordinario de la Legislatura.
El ayuntamiento prevé la instalación de baños públicos en el pueblo

La limpieza ha ocupado buena parte del primer Pleno ordinario de la nueva Legislatura en el Ayuntamiento de Mojácar. La alcaldesa, Rosa María Cano, ha asegurado de manera tajante que “el pueblo no está sucio” y que, en las zonas concretas en que sí lo está, obedece “a la mala educación de la gente”. Aludía así a lugares, caso de un solar enfrente del tanatorio, en el que habitualmente se tiran enseres o colchones.

El portavoz del PSOE-Somos Mojácar, Manuel Zamora, que relató de manera pormenorizada las calles más afectadas, también por los baches, como Cádiz, Ceuta o El Cantal, recordó que de haber un punto limpio estos problemas serían menores. Zamora reiteró su propuesta para la instalación de baños públicos en el pueblo que en esta ocasión, al parecer, no caerá en saco roto ya que Cano adelantó que es voluntad del equipo de gobierno instalarlos aunque no detalló ni ubicación ni plazo.

La conexión a pie entre Mojácar y Garrucha, en el tramo de la gasolinera, fue uno de los aspectos en el que más insistió el portavoz de la oposición debido al peligro que representa y más en temporada alta por el mayor tránsito de peatones algunos cargados con carritos u otros elementos que dificultan aún más el paso.

“La gente se juega la vida”, afirmó al tiempo que advirtió que no hay que esperar a que se produzca un accidente grave para actuar. “Ya sé que es asunto de la Diputación, pero queremos saber si habla con ellos para solucionar este problema”. Aunque la sesión se desarrolla con mayor tranquilidad de la que suele ser habitual no faltó algún rifirrafe por el uso de las palabras.