Almeria Exprés

  • Diario Digital | martes, 12 de noviembre de 2019
  • Actualizado 09:04

CUEVAS DEL ALMANZORA

Duelos dialécticos con ritmo y rima

Los Lobos inicia mañana sus fiestas con una nueva edición del Certamen Trovero 'Minas de Sierra Almagrera'
Duelos dialécticos con ritmo y rima

Con el inicio mañana jueves de las Fiestas de Los Lobos regresa a la pedanía cuevana, a partir de las diez de la noche, su certamen trovero Minas de Sierra Almagrera. Un encuentro que cumple su decimoquinta edición y que tendrá como protagonista troveros_opta la Asociación Cultural Trovos de la Alpujarra La Contraviesa que toma su nombre de la sierra granadina más significada en esta tradición cultural que se remonta siglos atrás. De hecho, algunos historiadores la sitúan en la Edad Media.

Vamos, que el hip hop, con las diferencias correspondientes, no ha inventado nada con la improvisación oral y sus batallas de gallos.  En síntesis, los trovos son quintillas -estrofas de cinco versos, normalmente octosílabos- que de forma improvisada se recitan o cantan, normalmente, con el acompañamiento musical de instrumentos de cuerda. En todo caso, admite variedades como el trovo cantao, basado en este caso en la estructura del fandango, y el trovo hablao que vendría a ser sinónimo del repentismo o poesía popular oral.

Por ejemplo, en Los Lobos ha tenido en algunas ediciones formatos distintos con ‘pulsos dialécticos’ alrededor de una mesa entre dos troveros sin acompañamiento musical. Un diálogo improvisado y rimado puro y duro que tiene en Cuba a verdaderos maestros, caso del repentista Alexis Díaz Pimienta.  La conservación del trovo como tradición no ha sido fácil ya que en la década de los 50 y 60, al calor del descrédito general de la música folclórica, quedó prácticamente acotado a pequeños núcleos de cortijos rodeados de campo.

A principios de los 80, la creación del Festival de Música Tradicional de la Alpujarra, de carácter anual, permitió a esta expresión popular resurgir hasta el punto de que en Murcia, también con enorme tradición en las zonas mineras, principalmente, fue declarado Bien de Interés Cultural inmaterial en 2014. Una tradición que en la comarca ha consolidado la pedanía de Los Lobos con este certamen.