Almeria Exprés

  • Diario Digital | sábado, 23 de noviembre de 2019
  • Actualizado 02:10

CUEVAS DEL ALMANZORA

El Dreambeach convocará a unas 160.000 personas con un impacto económico superior a los 12 millones de euros

Cinco escenarios, el principal con 90 metros de ancho y unos ocho pisos de alto, una carpa inspirada en la catedral de Notre Dame para la música techno, el retorno del hip hop, una zona de acampada para 30.000 personas o una macropiscina de 60 por 30 metros, forman parte de este espectáculo único 
Organizadores, Diputación y Ayuntamiento se conjuran por el éxito de esta nueva edición.
Organizadores, Diputación y Ayuntamiento se conjuran por el éxito de esta nueva edición.
El Dreambeach convocará a unas 160.000 personas con un impacto económico superior a los 12 millones de euros

Alrededor de 160.000 dreamers apuran la última semana antes de emprender el camino hacía el mayor templo de la música electrónica en España y uno de los principales del mundo. Cinco escenarios, el principal con 90 metros de ancho y unos ocho pisos de alto (36 metros), 400 m2 de pantallas y 800 puntos led, una “mole colosal” en palabras de la organización, una carpa inspirada en la catedral de Notre Dame para la música techno, el retorno del hip hop, una zona de acampada para 30.000 personas o una macropiscina de 60 por 30 metros, forman parte de un todo que conforma un espectáculo único que, por séptimo año, tendrá como escenario las playas de Villaricos y Palomares.

Un todo que, en síntesis, supone un evento de relevancia internacional que pone al Levante Almeriense en la primera línea del calendario musical del verano. El Dreambeach ’19 ha sido presentado esta mañana en el Akua con la playa de Quitapellejos como escenario de fondo y con la presencia de organizadores e instituciones. Gonçalo Miranda, director artístico del festival, destacó su consolidación en internacional como evidencian las opiniones de los artistas recogidas en las publicaciones especializadas.

Así, el Dreambeach forma, junto al Sónar y el Primavera Sound, un trío de ases reconocido dentro y fuera de las fronteras. En el ámbito institucional, el vicepresidente de la Diputación, Ángel Escobar, compartió su “orgullo por contribuir a que el Dreambeach se haya convertido en un referente internacional”. Escobar admitió que el margen de mejora que compete a las Administraciones ha de traducirse en “trabajar más en las infraestructuras”.

Por último, el alcalde de Cuevas del Almanzora, Antonio Fernández Liria, estimó que el impacto económico de este gran evento se sitúa entre los 12 y 13 millones de euros. Fernández Liria aprovechó la ocasión para mostrar su agradecimiento a los dispositivos que colaboran en este festival, caso de la Guardia Civil, Bomberos o Protección Civil. El alcalde dejó patente el “compromiso de apoyo del Ayuntamiento” en el futuro al Dreambeach. 

cartel